El aliado

A los que de verdad les importas, se les nota en la forma. En la forma de mirarte, con la que expresan mucho más que simplemente verte. Se les nota en el tono de voz, más cálido de lo habitual y más reconfortante; en la frecuencia, en el número de veces que vienen a buscarte.

Los que de verdad se interesan por tí no pierden el tiempo excusando sus ausencias, están y lo demuestran: “¿Cómo estás?” “¿Cómo te sientes?”, “¿Has dormido?”, “¿Necesitas hablar?”, “Puedes contar conmigo”. Los auténticos aportan, buscan la forma de hacerte sentir protegido, de darte los abrazos que necesites, aunque no los hayas pedido.

Cuando, con su cara malvada, la enfermedad llega a un hogar, inunda cada rincón de  dolor y tristeza. Pero, en su crudeza, también nos enseña una cara bondadosa, aquella que nos recuerda que la vida es frágil. Que nos recuerda que estamos de paso, que debemos valorar cada minuto… Atesorar nuestras vidas y la de nuestros seres queridos… Vidas, que son como suspiros… que en cualquier momento pueden escapársenos de entre los dedos…

Como maestra de la existencia, también la enfermedad nos revela quiénes son los que de verdad nos quieren y se preocupan por nosotros. A veces, descubrimos con sorpresa que, en los momentos más duros, hay personas de siempre que se convierten en extraños y recién llegados que, junto a los que sabes que nunca te fallarán, se izan como aliados de toda y para toda la vida…

“El aliado sólo será aquél que, libremente y de corazón, te quiera y te elija, aquél digno de comprender la batalla, capaz de trascenderla, aquél con la fuerza suficiente para, por amor, conducirse en la tiniebla. Sólo será alguien con un espíritu poderoso, que esté preparado para sobrevolar contigo por encima de las circunstancias.”

Y para eso, como comprenderéis, no todo el mundo tiene el amor ni el valor suficiente.

El poder de una imagen y sus fuentes

Vamos rápido y para sentarnos a leer tranquilamente también nos hace falta un ambiente agradable. Por eso, para que quien venga a visitarme se sienta a gusto en este sitio, estoy poniendo el mayor cuidado en la selección de las imágenes que complementan y refuerzan el significado de mis contenidos. No sé si se nota, pero esa es mi intención…

Una imagen es información al impacto, sin esfuerzo. Comunica mucho antes y mucho más que cualquier otro medio gráfico. Así que considero que es importante mimar este aspecto. Tengo que reconocer que estoy asombrada de la calidad de las imágenes que estoy encontrando en los repositorios de imágenes libres de derechos, y he de agradecer la generosidad y el trabajo de esos creativos que me están permitiendo poner así de bonito este sitio.

En ocasiones también utilizaré imágenes realizadas por mí misma, pero no tengo un gran repertorio y sólo hago fotos muy de cuando en cuando… Además, sé que hay temáticas, como la del cuento del espantapájaros, en las que se me haría muy complicado conseguir con mis propias manos algo que me gustase. Lo tengo claro, creativos/as de la imagen, os necesito.

Como creativa, y como no podía ser de otra forma, siento el máximo respeto por la autoría, el esfuerzo, el ingenio y el talento ajeno, así que sólo utilizaré contenido visual amparado bajo licencias de libre distribución y seguiré las condiciones escogidas por el autor para su utilización. Creo que es lo justo, y así me gustaría que me lo hiciesen a mí.

Una vez más, gracias. Sin imágenes, este sitio no sería lo mismo…