Estrellas fugaces

A veces, aunque nada parezca venir a favor y nadie confíe en que lo conseguiremos, hay que tener la valentía de primero creer y después perseguir nuestros sueños. Es la única puerta que puede conducirnos a hacerlos realidad.

Nuestros sueños son estrellas fugaces

atravesando el vacío de la noche.

Destellos huyendo de la sombra

de un realismo ciego.

Una verdad en la que nadie confía.

Salvo tú y yo…

Nosotros somos vigías del crepúsculo

recorriendo la oscuridad del ocaso.

Aprendices buscando estelas

en los confines del cielo.

Dos Cazadores del Instante.

“Porque nuestros sueños son estrellas fugaces,

nos hicimos Cazadores del Instante