Alma blanca

Este poema va dedicado a todas esas buenas personas que, con su forma de ser, nos aportan tanto cada día.

Corazón noble,

tierna mirada,

labios sinceros,

manos honradas,

mente que escucha,

alma que calma,

amigo honesto,

conciencia blanca,

amante puro, 

ternura innata,

de carne y hueso,

y sin alas.

Sí, amor,

tú eres mi ángel.

 

¿Tienes la suerte de conocer a alguien así?

Para todos ellos/as, porque…

“En la Tierra también existen ángeles de carne y hueso

que nos iluminan la vida con su presencia”